Teléfono: 981 500 035
Síguenos:
No items are added on the cart!

Ideario


La existencia de múltiples concepciones del hombre y de la vida provoca una diversidad de propuestas educativas.
Los colegios de La Grande Obra de Atocha pertenecen al tipo de instituciones católicas que fundamentan su acción educativa en una concepción cristiana del hombre y del mundo, son por tanto centros educativos que dan respuesta al deseo de educación cristiana que manifiestan muchas familias, aunque se abren a todos.

Se ofrecen a la sociedad como unas comunidades en las que todos son aceptados, pueden dialogar, escuchar y ser escuchados. Insertan su acción en la realidad, cultura, costumbres y tradiciones de Galicia. Pretenden que el alumno llegue a ser dueño de sí mismo, libre y responsable.
Le facilitan también la adquisición de conocimientos, destrezas y actitudes necesarias para el desarrollo de su personalidad.

Los colegios de La Grande Obra de Atocha:

  • Educan a través de la asimilación sistemática y crítica de las distintas manifestaciones de la cultura de nuestro tiempo y medio, siempre desde una visión fundada en los valores cristianos.
  • Proponen un proceso educativo que ayude a los alumnos a descubrir y asumir una jerarquía de valores que dé sentido a sus vidas.
  • Optan por un modelo educativo abierto la trascendencia; creen en el valor transformante de la fe y fundan su acción educativa en el Evangelio de Jesús, en la vida y enseñanza de la Iglesia Católica.
  • Realizan la educación de la fe de los alumnos a partir de un proyecto integral de iniciación y maduración cristianas, dicho proyecto tiene como centros la Eucaristía y María.
  • Nuestros Colegios anuncian explícitamente el mensaje salvador de Jesús sobre el Reino de Dios fomentando en los alumnos el espíritu misionero y procuran que este Reino se haga realidad en la vida de los propios Centros Educativos.
  • Cultivamos la educación moral de nuestros alumnos en una triple dimensión: personal, comunitaria y social.
  • Educamos para la formación de valores éticos como la honestidad personal, la sinceridad, el hábito y la responsabilidad en el trabajo y la participación desinteresada en el quehacer educativo.
  • Promovemos la educación para la libertad y la ofrecemos como ámbito donde sea valorada y ejercida por todos.
  • Proponemos la solidaridad entre los hombres y entre los pueblos, para que podamos así caminar, abiertos a otras culturas, hacia una fraternidad universal.
  • Educamos con el espíritu evangélico de servicio alegre y sencillo.
  • Acogemos con calor de hogar a los alumnos, optando siempre por los más necesitados y atendiendo preferentemente a los que se encuentran en mayor dificultad.
  • Fomentamos la colaboración, la amistad y el espíritu de familia con los alumnos, con los profesores y con los padres.
  • Los educadores ayudan al alumno formar su personalidad y desarrollan una metodología abierta y flexible dando especial relieve al trabajo intelectual, serio y riguroso y favoreciendo las diversas formas de trabajo en equipo, la cooperación y la solidaridad.
  • Estimulamos la actividad del alumno y promovemos un trabajo fundamentado en el interés y la motivación constantes.
  • Potenciamos el uso formativo del tiempo libre, la práctica del deporte, la organización de grupos y asociaciones, y damos cauce a las inquietudes religiosas y sociales.
  • Convertimos la evaluación, entendida como proceso continuo que verifica el rendimiento de la Comunidad Educativa, en un estímulo y orientación constante en la mejora de nuestra acción educativa.